SEDE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA FUE ALLANADA EL DÍA DE HOY

ANTE EL ALLANAMIENTO REALIZADO EL DÍA DE HOY A LA SEDE

DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA Y DE LA CURIA METROPOLITANA, LOS OBISPOS DE COSTA RICA EXPRESAMOS QUE:

 

  1. Ni la fiscalía, ni los Tribunales de Justicia, han requerido información alguna a las instancias de la Iglesia, ni a la Curia Metropolitana, ni a la Conferencia Episcopal, hasta lo lamentablemente sucedido el día de hoy.
  2. En la orden de allanamiento, la juez razona la procedencia del mismo en el dicho de un ofendido, el cual relata que los funcionarios de la Iglesia le negaron copia de su denuncia realizada ante la Curia Metropolitana en el año 2015, lo cual es falso. Partiendo así de un error, pues el denunciante, el día que interpuso la denuncia, así como su testigo, recibieron copia de la misma, por lo que, sin mediar solicitud de información y de una manera arbitraria, se ordena la realización de esta diligencia judicial en una forma excesiva y abrupta.
  3. El día de hoy se presentaron a las oficinas de la Conferencia Episcopal al menos 20 agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) al mando de varios fiscales, armados, con pasamontañas y equipo para derribar puertas y forzar archivos, mostrando una orden de allanamiento, y encerraron en un salón a todos los colaboradores de las diferentes instancias de la CECOR. Pese a que los funcionarios se mostraron en la mayor disposición de colaborar y suministrar los materiales que fueran requeridos, amenazaron de palabra, y condujeron a nuestros funcionarios, dándoles el trato de personas peligrosas y los mantuvieron incomunicados.
  4. Dos funcionarias del Tribunal Eclesiástico les mostraron y entregaron los documentos solicitados y pese a eso, continuaron con sus labores revisando documento por documento y oficina por oficina, los tres niveles del edificio de la CECOR y, a pesar de la disponibilidad de colaboración, los agentes del OIJ causaron destrozos materiales en el edificio.
  5. Habiendo sido los funcionarios recluidos a un aposento del edificio, estos decidieron rezar el Rosario, lo cual les fue impedido por los funcionarios judiciales y, mostrando total irrespeto a su libertad religiosa, los agentes pusieron música a alto volumen para impedir la Oración de los funcionarios, misma que no dejaron finalizar porque los trasladaron a otro salón.
  6. Luego de permanecer más de tres horas confinados, nuestros colaboradores recibieron la orden de desalojar el edificio e irse a sus casas, excepto tres funcionarias a quienes se les requirió colaborar con las autoridades judiciales en sus labores.
  7. Además, se le impidió al abogado de la Conferencia Episcopal presente en el edificio presenciar la acción judicial que se estaba llevando a cabo.

            Ante esto manifestamos:

  1. Como ha sido nuestra posición, tal y como lo hemos expresado anteriormente, los obispos de Costa Rica estamos en la mayor disposición de colaborar con las autoridades judiciales en las investigaciones sobre abusos sexuales.
  2. Censuramos y rechazamos, vehementemente, el comportamiento de las autoridades judiciales en la ejecución de la orden de allanamiento, el cual calificamos de excesivo en cuanto a la exhibición de fuerza e intimidación a los colaboradores de la CECOR, mismos que en todo momento se mostraron dispuestos a colaborar con las autoridades.
  3. Externamos nuestra preocupación por la filtración a los medios de comunicación de información contenida en los documentos secuestrados los cuales están siendo sacados de contexto, dando pie a especulaciones y poniendo en peligro el honor de las personas cuyos nombres pudiesen aparecer en los documentos, especialmente el de los denunciantes; de ello responsabilizamos a los funcionarios judiciales.
  4. Aclaramos a la opinión pública que, ni la Conferencia Episcopal, ni la Curia Metropolitana, han pagado por el silencio de los denunciantes en ninguno de los casos investigados, cuyos expedientes han sido secuestrados.

Confiados en que la verdad prevalecerá en estas investigaciones, nos encomendamos especialmente a la oración de todo el pueblo santo de Dios, para que el Señor, por intercesión de la Santísima Virgen María, conceda paz, serenidad y justicia a todas las partes.

Firman los Obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica en San José, el 07 de marzo de 2019.

 

+José Rafael Quirós Quirós

Arzobispo Metropolitano de San José

Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

+Gabriel Enrique Montero Umaña

Obispo de San Isidro de El General

Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

+Javier Román Arias

Obispo de Limón

Secretario General de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

+José Manuel Garita Herrera

Obispo de Ciudad Quesada

Tesorero de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

+Óscar Fernández Guillén

Obispo de Puntarenas

+Manuel Eugenio Salazar Mora

Obispo de Tilarán-Liberia

+Mario Enrique Quirós Quirós

Obispo de Cartago

+Bartolomé Buigues Oller

Obispo de Alajuela

+Daniel Blanco Méndez

Obispo Auxiliar de San José

 

 

 

CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA URGE A DIALOGO SOCIAL

COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA

ANTE LA URGENCIA DEL DIÁLOGO SOCIAL

“Busca la paz y corre tras ella.”

Sal 34, 14

En el marco celebrativo de las fiestas patrias, se nos presenta el reto de avivar en nuestros corazones y mentes, el anhelo por la Costa Rica pacifista, democrática y solidaria.

El interés común en torno al problema del déficit fiscal debió generar, desde el principio, un diálogo urgente, transparente, efectivo y sin condiciones.

Ante el rumbo de los acontecimientos, como ciudadanos, llamamos a las partes en conflicto a la búsqueda de soluciones efectivas y alternativas viables en una mesa de diálogo que conduzca al fortalecimiento de la paz social y del bien común.

Como Pastores del Pueblo de Dios, nos hacemos eco de la enseñanza del Papa Pablo VI en su mensaje “Si quieres paz, trabaja por la justicia”, en que nos plantea la necesidad de que cada país fomente fraternal y solidariamente las “condiciones de promover su propio desarrollo dentro del marco de una cooperación inmune de cualquier intención o cálculo de dominio, tanto económico como político”.

Firmes en esta convicción animamos, respetuosamente a:

  1. Que se convoque un encuentro preliminar sin condiciones, para que las partes interesadas acuerden puntos de consenso que den origen a la instalación de una mesa formal de diálogo;
  2. Que instalada la mesa de diálogo se discuta, tanto el proyecto de ley 20580 como las 39 propuestas de la unión sindical, para resolver las finanzas públicas a partir de principios éticos y no solo economicistas.
  3. Que se proponga la búsqueda de soluciones para el desarrollo integral y solidario de la población más vulnerable y empobrecida.

Sabemos que “la apertura de un diálogo desinteresado, objetivo y leal, ya decide por sí misma en favor de una paz libre y honrosa” (Pacem in terris 39) por ello, rogamos la intercesión de la Santísima Virgen María, Reina de Los Ángeles, quien siempre ha estado presente en los momentos más difíciles de la vida patria, para que el diálogo sea el camino de la paz.

En San José, el 13 de setiembre de 2018

+José Rafael Quirós Quirós

Arzobispo Metropolitano de San José

Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+Gabriel Enrique Montero Umaña

Obispo de San Isidro del General

Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+Javier Román Arias

Obispo de Limón

Secretario General de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+José Manuel Garita Herrera

Obispo de Ciudad Quesada

Tesorero de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

+Óscar Fernández Guillén

Obispo de Puntarenas

 

+Manuel Eugenio Salazar Mora

Obispo de Tilarán-Liberia

 

+Mario Enrique Quirós Quirós

Obispo de Cartago

 

+Bartolomé Buigues Oller

Obispo de Alajuela

 

+Daniel Blanco Méndez

Obispo Auxiliar de San José